Es importante mantener el balance de todos los nutrientes: grasas, proteínas, carbohidratos (incluyendo los azúcares), vitaminas y minerales para tener una adecuada nutrición. Por lo tanto, los azúcares no hacen daño al mantenerlos dentro de las cantidades adecuadas para cada edad. El Pediatra o nutricionista es el más indicado para revisar la dieta y necesidades particulares de cada niño y hacer una recomendación sobre su nutrición.