Cobre

  • Fomenta el desarrollo del corazón, el esqueleto y del sistema nervioso de tu bebé.
  • Ayuda a formar el tejido conectivo y los glóbulos rojos.
  • Estimula el uso y el transporte del hierro y del oxígeno en la sangre.
  • Ayuda a tu cuerpo a producir energía en las células.
  • Participa en la pigmentación de la piel, el cabello y los ojos.

Los médicos recomiendan que las mujeres embarazadas tomen 1 mg de cobre de origen natural al día, y las mujeres lactantes, 1.3 mg al día.

  • Granos enteros, legumbres.
  • Nueces, semillas.
  • Hígado, riñones.
  • Pollo, pescado, carne magra.
  • Cacao, pasas.
  • Galletas de jengibre.

Grasa

  • Proporciona energía.
  • Ayuda a absorber vitaminas solubles en grasa, como las vitaminas A, D, E y K.
  • Fomenta que el cerebro del bebé triplique su tamaño para el final del primer año.
  • Los ácidos grasos como el DHA y ARA estimulan el desarrollo cerebral y ocular del bebé.

Las mujeres embarazadas y en período de lactancia deben consumir entre el 20% y el 35% del total de sus calorías de la grasa.

  • Carne, pescado, aves de corral.
  • Productos lácteos.
  • Huevos.
  • Nueces, semillas.
  • Aceite de canola y de oliva.
  • Crema de mani.

Fibra

  • La fibra insoluble mueve los residuos en los intestinos, lo cual previene el estreñimiento y reduce el riesgo de cáncer de colon.
  • La fibra soluble puede regular la forma en que el cuerpo utiliza los azúcares, y puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

Los adultos necesitan 25-30 g de fibra en su dieta al día.

  • Fibra insoluble:
    • Trigo integral, avena, maíz, salvado, semillas de linaza.
    • Coliflor, arbejitas.
    • Frutas y cáscara de papa.
  • Fibra soluble:
    • Frijoles y menestras, cebada.
    • Manzanas, naranjas.
    • Zanahorias.

 

Consulta a tu médico.