La diarrea se define como evacuaciones blandas, líquidas o frecuentes. Normalmente, puede ser causada por problemas de alimentación, alergias alimentarias o infecciones. Si tu bebé tiene diarrea, debes hablar con el pediatra para que juntos puedan descubrir la causa.

¿Qué otra información debes saber y qué mitos debes ignorar?

Las heces de los bebés amamantados son diferentes a los que toman leche de fórmula.

Realidad. De hecho, las heces de los bebés amamantados a menudo se confunden con diarrea porque son líquidas por naturaleza y su aspecto generalmente es amarillo y granuloso. Los bebés que toman leche de fórmula tienen evacuaciones más densas.

Entonces, ¿cómo distinguir la diarrea? Si tu bebé tiene evacuaciones más frecuentes de lo habitual, abundantes y líquidas, con un olor particularmente desagradable, es probable que tenga diarrea.

Si tu pequeño tiene diarrea con moco y sangre después de tomar su leche, es posible que sea alérgico a la proteína de la leche de vaca.

Realidad. Aproximadamente del 2% al 7% de los bebés tienen alergia a la leche de vaca, debido a una reacción a las proteínas presentes en la leche y otros productos lácteos.

Además de diarrea, los bebés alérgicos también podrían presentar vómito, sarpullidos y cólicos. Habla con su médico para ver si éste es el caso de tu bebé; él podrá sugerir alguna fórmula especial para bebés con alergia.

Si tu bebé solamente se alimenta de leche materna y tiene diarrea continuamente, es posible que algo en la dieta de mamá la provoque.

Realidad. El pediatra podría sugerir eliminar ciertos alimentos de la dieta a modo de prueba. Normalmente, lo primero que se elimina son los productos lácteos. Es muy probable que te recomiende llevar un diario alimentario y tomar nota de los síntomas habituales para saber si el bebé tuvo diarrea, cólicos o vómitos al consumir ciertos alimentos.

Cualquier síntoma habitual podría ayudar al pediatra a determinar las causas de la diarrea.

Si tu bebé tiene diarrea debido a una infección, debe disminuir la cantidad de leche que toma.

Mito. No todos los bebés con diarrea deben disminuir la toma de su leche ya que en muchos de los casos no es la leche la causante del problema. Uno de los efectos secundarios más graves de la diarrea es la deshidratación, ya que se pierden líquidos y electrolitos durante las evacuaciones y los vómitos, por lo que recomendamos acudir al pediatra para que defina la causa y el tratamiento específico.

Si tu bebé tiene diarrea, le puedes ofrecer agua o jugo de manzana.

Mito. El agua simple no contiene suficiente sodio ni otros minerales necesarios para reemplazar lo que se perdió durante la deshidratación. El jugo de manzana y otras bebidas dulces podrían empeorar la diarrea debido a su contenido de azúcar, por lo que te recomendamos preguntar a tu pediatra qué tipo de hidratación es la más adecuada para mantener bien hidratado a tu bebé.

Si tu bebé tiene diarrea intensa, puedes intentar darle algún medicamento de venta libre para el tratamiento de la diarrea.

Mito. Nunca auto-mediques a tu bebé, ante cualquier diarrea lo más recomendable es acudir a tu pediatra para que te oriente sobre el origen y el tratamiento que deben dar a tu bebé y así evitar complicaciones.

Para saber más

Lee las últimas investigaciones sobre la diarrea, en el artículo especializado “Diarrea en bebés: Últimas investigaciones médicas”.