Estimula el desarrollo del lenguaje

Desde el nacimiento y hasta alrededor de los 6 meses los bebés emiten muchos ruidos: chillan, gruñen, gritan y se arrullan.

Aproximadamente a los 18 meses, un aumento en el desarrollo del cerebro causa una explosión del lenguaje. Por extraño que parezca, las grasas saludables, las cuales representan el 50% de la dieta de tu hijo desde su nacimiento, son las que permiten dicho desarrollo.

Los ácidos grasos esenciales, sobre todo el DHA, estimulan la producción de mielina, una sustancia densa que protege las conexiones de las neuronas y les permite transmitir las señales rápidamente. Y gracias a esa transmisión intempestiva de señales, tu hijo comprende el lenguaje y lo produce con más velocidad.

Ésta es una etapa donde tu bebé y la mayoría de los pequeños pueden producir de 25 a 50 palabras y entender cientos de ellas. Estas 50 primeras palabras pueden ser sustantivos, que se refieren a personas, animales, objetos, con los que tu bebé convive diariamente, así como juguetes y partes del cuerpo. En una menor cantidad pueden ser palabras que relacionen acciones o verbos, “dame”, “toma”, “trae”, “abre” y palabras funcionales como “no”, “más”, entre otras.

En esta misma etapa puedes escuchar las primeras frases compuestas por dos palabras para darse a entender lo más claro que le sea posible, entre ellas es muy común que te encuentras con: “Grande pelota”, “Mira perro”, “Mío juguete”, “Cayó zapato”, entre otras.

¿Cómo ayudar a fomentar las ganas de hablar de tu bebé?

  • Hablar mucho. Siempre dirigiéndote a él, así entenderá cómo hablar correctamente.
  • Responder. Trata de imitar los sonidos o palabras como tu bebé las pronuncie.
  • Prestarle atención. Haz que sienta que a pesar de que te cuesta trabajo entenderlo estás escuchándolo.
  • Canta. Así tu bebé te prestará atención y tratará de imitarte. 
  • También en esta etapa podrás encontrarte con palabras como “tete” que significa biberón o cualquier otra forma de hidratación para él, o “tata” con la que puede nombrar a cualquier hombre tratando de referirse a su papá, mientras que en otras ocaciones tu bebé podrá decir palabras que resultan muy generales, pero para él resultan exactas y especificas como; “pato” que para él siempre será zapato.

Están pasando por un gran etapa donde tú y tu bebé podrán estar largo tiempo divirtiéndose con la forma en la que nombra las cosas y a las personas o simplemente trata de darse a entender, incluso se crearán momentos que podrás atesorar para en un futuro recordarlas con alegría. 

Disfruta y aprende junto a tu bebé en cada momento de su desarrollo.

Consulta a tu médico.