Viajar con mi pequeño con APLV

Viajar con mi pequeño con APLV

Compartir:

Como padre de un niño alérgico a la proteína de leche de vaca, sabemos que puedes sentirte tentado a ir a lo seguro y quedarte cerca de casa, donde sabes que tienes todo lo que tu hijo necesita para estar bien alimentado. Pero es saludable y natural que tú y tu pequeño exploren el mundo juntos, ya sea visitando a un amigo o haciendo un viaje corto. Sea donde sea, viajar con un niño con APLV se beneficia de una planificación inteligente. Estos consejos para andar sobre la marcha y controlar la APLV de tu hijo harán que las salidas sean más fáciles y agradables para todos.

Viajar en avión

Si va a viajar en avión, asegúrese de investigar las reglas sobre lo que puede llevar en su maleta. Por ejemplo, muchas aerolíneas de todo el mundo no restringen la cantidad de polvos y/o alimento para bebés que puede llevar en un avión, pero de igual manera te recomendamos que lo consultes de antemano y que te asegures de seguir todas las instrucciones para la preparación y el almacenamiento de dichos alimentos, que siempre se pueden encontrar en la etiqueta de los productos.

Lleve refrigerios aptos para personas alérgicas.

Una vez que el destete está en marcha, la comida para bebés en frascos es una merienda o comida fácil de llevar para los bebés alérgicos a la proteína de leche de vaca. Solo asegúrate de revisar las etiquetas cuidadosamente para ver si contienen proteína de leche de vaca o derivados (Te recomendamos consultar nuestro descargable Tabla de alimentos con Proteína de Leche de Vaca para conocer qué términos debe tener en cuenta).

A los niños más grandes les encantan los bocadillos nutritivos que pueden comer solos. Las ideas sólidas de bocadillos para llevar para bebés con una dieta de destete más avanzada incluyen:

  • Palitos de verdura cocida
  • Palitos de frutas
  • Galletas de arroz
  • Fideos de formas bien cocidos

Lee atentamente las etiquetas de los paquetes para buscar productos lácteos ocultos y evita los peligros de asfixia, con alimentos redondos como uvas, bayas y tomates cherry y alimentos duros como zanahorias crudas, frutos secos, dulces duros y nueces enteras. Limita el jugo de frutas, que puede causar diarrea si los niños beben demasiado.

Ampliar el menú “para llevar” para niños mayores

La buena noticia acerca de empacar refrigerios para niños mayores con APLV es que tú puedes comer los mismos alimentos que ellos. Algunas opciones sin leche para llevar en un cooler o bolsa térmica incluyen:

  • Palitos de pepino o pimiento con dip de hummus o guacamole
  • Sándwiches hechos con ingredientes sin leche (como jamón y queso sin leche)
  • Rebanadas de queso sin leche y galletas integrales
  • Dip de fruta fresca con compota de manzana

Algunos bocadillos menos perecederos adecuados para niños mayores con APLV incluyen:

  • Galletas saladas
  • Galletas de arroz
  • Frutas fritas al horno
  • Palomitas de maíz (sin mantequilla)

Un consejo útil para todas las edades.

Las toallitas para manos son tu arma secreta contra los gérmenes y los alérgenos invisibles de la leche cuando tu hijo tiene APLV. Si no puedes encontrar un lavadero y jabón, usa toallitas húmedas en tus manos y en las de tu hijo antes de manipular alimentos. También puedes usar toallitas húmedas para limpiar las mesas y las sillas, las bandejas de los aviones y cualquier otra superficie con la que tu hijo pueda entrar en contacto durante los viajes.

Sobre todo, no te desanimes por un poco más de planificación de viajes para tu hijo. Los estudios han demostrado que la mayoría de los niños volverán a una dieta normal entre los 3 y los 5 años de edad. Mientras tanto, aprovecha los viajes para presentarle a tu hijo nuevas experiencias que no querrás que se pierda.

Consulte con su pediatra.

RB-M-94900

¿Este artículo te fue útil?

 

Compartir:

Productos y artículos relacionados

Únete al Club Enfabebé

Únete al Club Enfabebé

Únete a Club Enfabebé