¿Cómo es diagnosticada la APLV?

¿Cómo es diagnosticada la APLV?

Compartir:

La alergia a la proteína de leche de vaca, o APLV es la reacción alérgica a una o más de las proteínas de la leche de vaca.

El proceso de diagnóstico puede tomar varios días o meses y puede implicar algunas visitas a tu médico o especialistas. Esto puede ser un poco frustrante, pero ver el proceso hasta el final y encontrar la causa de los síntomas de tu bebé significa que ahora pueden hacer cambios positivos que mejoren la calidad de vida de tu bebé y tu familia.

Pruebas de alergia

Existen varias pruebas que su médico o especialista puede realizar para diagnosticar la alergia a la leche de vaca. Es posible que te pidan que tu bebé siga una dieta de eliminación seguida de un desafío alimentario. Si tu médico sospecha que tu bebé podría tener una alergia mediada por Inmunoglobulina E* (IgE) (donde los síntomas generalmente ocurren inmediatamente después de consumir proteína de leche de vaca), es posible que le hagan un pinchazo en la piel o un análisis de sangre. Puedes leer un poco más acerca de los diferentes tipos de alergia a la leche de vaca para comprender la diferencia entre las alergias mediadas por IgE y las no mediadas por IgE.

Ahora que el proceso de diagnóstico ha demostrado que tu bebé tiene alergia a la leche de vaca, tendrás una explicación para sus síntomas y podrás hacer algunos cambios para que pueda mejorar.

Sigue descubriendo cómo manejar la APLV en Enfabebé.com.pe

https://www.nutramigen.co.uk/about-cma/diagnosing-cma/skin-prick-and-blood-tests/

Pruebas de sangre y pinchazos en la piel: Para apoyar el diagnóstico de alergia a la leche de vaca mediada por IgE

Hay varias pruebas diferentes para diagnosticar la alergia a la proteína de leche de vaca que pueden depender del tipo de reacción alérgica que se sospecha. Si tu médico pensó que tu bebé podría tener una alergia mediada por IgE (donde los síntomas generalmente ocurren inmediatamente después de consumir proteína de leche de vaca), es posible que le hayan hecho un pinchazo en la piel o un análisis de sangre para respaldar el diagnóstico de alergia a la leche de vaca.

Prueba de punción cutánea

La prueba de punción cutánea implica exponer la piel de tu bebé a una pequeña cantidad de proteína de leche de vaca y monitorear cuidadosamente cualquier signo de una reacción alérgica. Si ocurriera una reacción, se verá una pequeña protuberancia roja en el sitio donde se colocó la leche de vaca. Es importante que dichas protuberancias sean medidas por personal estandarizado y debidamente entrenado.

Prueba de sangre

Es posible que se requiera un análisis de sangre para ayudar a diagnosticar la alergia a la proteína de leche de vaca mediada por IgE para ver si tu bebé tiene anticuerpos contra la proteína de la leche de vaca en la sangre. Esto podría sugerir que se ha producido una reacción alérgica en respuesta a la proteína de la leche de vaca. Consulta con tu médico.

Importante…

Es importante que estas pruebas sean realizadas por un médico. No compres ninguna prueba para usarla tú misma, ya que es posible que no sean confiables y que los consejos que te den no sean apropiados para tu bebé. Además, ten en cuenta que una prueba de punción cutánea positiva o un análisis de sangre positivo no confirma la alergia, tu médico junto a su historia clínica serán quien te darán el diagnóstico y la mejor orientación.

Recuerda, estas pruebas solo se utilizan para ayudar a diagnosticar el tipo de alergia a la proteína de leche de vaca mediada por IgE. No mostrarán si tu bebé tiene el tipo no mediado por IgE. Si tu médico sospechaba una alergia no mediada por IgE, es posible que te pidan que tu bebé siga una dieta de eliminación por varias semanas seguida de un desafío alimentario. La dieta de eliminación seguida de una provocación alimentaria, también puede recomendarse para respaldar el diagnóstico de alergia a la proteína de leche de vaca mediada por IgE.

La prueba de provocación alimentaria o desafío oral, sólo podrá ser realizada por tu médico en un centro de salud especializado y debidamente equipado para atender cualquier reacción que tu bebé pudiera presentar al realizar la misma. Recuerda siempre consultar con tu médico quien es la persona que conoce los antecedentes e historia clínica de tu bebé.

*La inmunoglobulina E (IgE) es un anticuerpo producido por el sistema inmunitario en respuesta a algún factor o agente que el organismo percibe como una amenaza.

La leche materna es el mejor alimento para los lactantes y debe ser la opción preferida siempre que sea posible. La lactancia materna contribuye con la salud y con una nutrición que estimula el crecimiento y desarrollo saludable del niño. A una madre le puede resultar muy difícil revertir su decisión de alimentar a su hijo con preparaciones para lactantes. La alimentación parcial con preparaciones puede dificultar el comienzo de la lactancia materna. Las necesidades nutricionales de la madre durante la lactancia materna aumentan ya que están dirigidas a asegurar una calidad y cantidad adecuadas de leche para sus bebés. Las preparaciones para lactantes, cuando son utilizadas debidamente, proporcionan una alternativa saludable y nutritiva. La preparación incorrecta y el almacenamiento deficiente de las preparaciones pueden ocasionar peligros para la salud y causarle al niño desnutrición o enfermedades; por consiguiente, lea y siga cuidadosamente las instrucciones de preparación y almacenamiento. Al decidir cómo alimentar a su bebé, siempre siga el consejo profesional y tome en cuenta el costo de las preparaciones.

 

¿Este artículo te fue útil?

 

Compartir:

Productos y artículos relacionados

Únete al Club Enfabebé

Únete al Club Enfabebé

Únete a Club Enfabebé