Las regulaciones definen como azúcares a la glucosa, galactosa, fructosa, lactosa, sacarosa y maltosa. Ningún alimento hecho con leche puede pretender ser "libre de azúcar" porque tiene lactosa - el azúcar predominante y natural de la leche.